• Facebook: santificadora
  • Flickr: virgensantificadora
  • YouTube: SantificadoraVirgen
  • External Link: virgensantificadora.blogspot.com/

JÓVENES

 

Nelson: Nosotros nos manteníamos en la cuadra de nosotros, haciendo barra, jugando fútbol. Un día nos entramos a la casa de uno de nosotros, a ver una película. Entonces nosotros vimos una foto de don Federico. Entonces uno de nosotros preguntó que quién era él. Entonces ya la mamá nos empezó a contar quién era, qué hacía. Que él había visto a la Virgen Santificadora.

Ahí fue donde nos entró el cuentecito, ya nos fuimos metiendo más a preguntar, que cómo se le había aparecido la Virgen, qué dónde quedaba. Empezaron a mostrarnos películas, y veíamos que eran unos testimonios muy bonitos.

Doña Marina entonces nos dijo: “Bueno muchachos: ustedes ya que mantienen tanto aquí, por qué no conformamos un grupo de oración y así podemos hacer oración”. Entonces ya todos dijeron: “Ah, sí. Sería muy buena idea. También dejamos de estar parados en las esquinas. Esto bien malo que está, como está de peligroso. Empezamos con el grupo. Llevamos más de un mes que estamos haciendo el rosario todos los días, y el grupo de oración cada viernes. Nos está yendo muy bien. Hay varios amigos que ya han tienen testimonio, y han cambiado mucho. Porque no faltaba la rumbita cada ocho días. En medio del traguito no faltaba el periquito, la marihuana, y no faltaba el que se descontrolara por ai y se pusiera a peliar. Ya han estado dejando la rumba, han cambiado mucho.

Yo quiero darle gracias a María Santificadora y a nuestro Dios Padre Todopoderoso porque hasta ahora nos ha ido muy bien. Estamos cambiando. Los muchachos están reflexionando como yo.

Andrés Felipe Rendón: Quiero dar gracias a doña Marina que es la que nos ha sacado del mal camino que llevábamos. Nos está mostrando la vida correcta que debemos llevar.  Y también doy gracias a María Santificadora porque nos está enseñando a vivir la vida correcta.

La Virgen se ha manifestado tanto en mí como en mi hogar. Mis padres no eran muy devotos a Ella ni a la iglesia. Desde el día que yo les comenté que estaba en el grupo, no faltan cada ocho días a la misa y todos los días rezan el rosario. Yo también he cambiado mucho en mi forma de ser tanto con mis padres como con mis amigos. Yo era muy grosero. Mis padres están muy contentos conmigos porque yo era una persona que no iba a misa.  Hace seis años no me confesaba.  Y desde que ingresé al grupo ese fue uno de los primeros requisitos que doña Marina pidió para ingresar al grupo, que nos confesáramos.

Como hay una imagen de María Santificadora en el grupo, cada uno de los integrantes la está llevando a su hogar para que le recen con bastante devoción y le pida cada uno por sus necesidades. Yo la llevé a mi hogar y mis padres quedaron muy contentos porque ese día mi madre necesitaba un dinero que no había podido conseguir, y le pidió  a la Virgen Santificadora por medio de don Federico que le ayudara, que no la fuera a dejar sola en ese problema.  Cuando terminó de hacer el rosario, hizo un chance y le doy gracias a la Virgen Santificadora porque se lo ganó y puso remediar el problema que tenía.

Espero que el grupo no se quede estancado sino que siga creciendo cada día más. Le pido a Dios y a la Virgen Santificadora que nos dé más fe y que no nos dejen solos.

Eric Villada: Empecé a venir al grupo porque mis amigos me dijeron que viniera porque de pronto me podía servir de algo, aunque yo no estaba interesado en venir.  Y me ha parecido muy interesante porque empecé a aprovechar mejor el tiempo. Y después me fui dando cuenta que - aparte de acercarme a Dios, que es muy importante - también me estaba aprendiendo a reconocer mis problemas y los defectos que yo tenía y que me impedían que me relacionara bien con ellos.  Yo era muy dedicado a las farras, las salidas, a las niñas. Me di cuenta que la vida no es eso. La vida también es acercarse a Dios y como encontrar algo que sea útil, no hacer las cosas por hacerlas.

Empecé a venir al grupo, y con la ayuda de doña Marina, empezamos a ver otra dimensión de la forma de acercarnos a Dio, que no era simplemente rezar sino que era tener un diálogo con él. Yo le agradezco mucho, y a mis amigos también porque de verdad que en este grupo me ha parecido muy importante. En las discusiones que hemos tenido hemos reconocido nuestros problemas, nuestros errores y a decir las cosas sin que le afecten al otro.  Yo era muy orgulloso, y todavía lo soy, y estoy cayendo en cuenta que tengo que ser más sencillo. 

Nelson: El día que yo llevé la imagen de la Virgen Santificadora a mi casa, mi mamá estaba muy enferma, hasta lloraba. Yo le mostré la Virgen y ella se puso toda contenta, y ahí mismo se le quitó el dolor. No se demoró cinco minutos para que se le quitara.

El día de las madres le hicimos una reunión a las mamás. Doña Marina nos hizo unas tarjetas muy bonitas, pero en medio de las tarjetas, cada uno hacía un compromiso espiritual que era hacer treinta rosarios, tres eucaristías, en fin, era un regalo más espiritual que material. Se llegó el día de las madres, entonces ya salimos todos de una pieza cada uno con un clavel y su tarjeta. Ellas empezaron a leer lo que decía y hubo unas que lloraron. Porque un regalo de esos no lo hace cualquiera, dijo una de las mamás, porque era un regalo muy bonito, que nunca le habían llegado a dar un regalo de estos.

Andrés Felipe: Yo quiero decir que lo que decía en la tarjeta no se quede sólo ahí: que no sean 28 rosarios o 30 o 3 eucaristías sino que sigan siendo muchas, y esperamos que sea así.

Eric: Uno de los principales problemas que teníamos nosotros, o casi todos, era que teníamos un vocabulario muy vulgar, y eso es duro dejarlo porque uno está acostumbrado a decir esas palabras casi que inconscientemente. Pero con la ayuda de todos, la corrección de nosotros mismos, hemos podido dejar ese vocabulario tan vulgar y así darnos a conocer como personas. Porque con la forma en que uno habla da mucho que hablar de lo que uno es.  Estamos muy contentos y muy agradecidos con Dios porque nos ha ayudado a dejar estas malas palabras.

Nelson: Este es un testimonio de uno de los compañeros del grupo. Iba a llevarle el almuerzo al papá y cuando venía otra vez para la casa, unos tipos todos armados lo pararon. Uno de esos lo llamó y le dijo: “Hey, gordo, venga”. Entonces él fue y preguntó qué para que lo necesitaban. Le dijeron: “No muchacho, es que nosotros estamos haciendo una vuelta, entonces espere a que suban los amigos míos para que se pueda ir”. Él les preguntó: ¿por qué no me deja ir ya?

“Es que no te podemos ir dejar todavía. Esperate un momentico”.  El amigo de nosotros empezó a orar. Cuando terminó de orar, el tipo que lo tenía retenido le dijo: “Vayase entonces, despacio, porque si empieza a correr lo matamos, hermano”.

Queremos dar esto como un testimonio o más bien como un llamado de Dios. Un día estábamos nosotros haciendo un partidito de fútbol cuando llegaron dos tipos y van llamando a uno de los amigos de nosotros: “hey, vení”. Entonces él le contestó: “Hey hermano, no ve vaya a matar”. Entonces inmediatamente empezaron a hacer tiros. Lo que nosotros no nos explicamos es que todos corrimos pa’ una misma puerta, y ahí nos atrancamos todos. Y esos dos manes voliando candela ahí, y nosotros no nos explicamos cómo fue que a ninguno, hermano, le dieron. Por eso le damos gracias a la Virgen Santificadora y al Dios Todopoderoso porque esto fue antes de que nosotros empezáramos a hacer el grupo de oración.

Jovanny González:  Yo tenía una vida muy desordenada. Iba a misa por ir a ver las peladas no más, y no rezaba. Resultó que un día conocimos a doña Marina.  Desde eso nosotros conformamos este grupo de oración.  Desde eso mi vida ha cambiado mucho. Mi testimonios son los siguientes:

Yo tenía una vida muy desordena. Yo he pasado por puñaladas, por todas las cosas que se pueden ocurrir. Llegaba  en la noche a la hora que fuera, farriado, periquiado. Ahora ya he cambiado mucho. Sé lo que es rezar, sé lo que es orar que yo sabía. Por las noches rezo el rosario aunque sea solo.

El domingo de ramos de este año a mi me dieron una puñalada.  Desde es, me salvé y yo vi que ya era la última vez que Dios y la Virgen ya me iban a tender el manto, que iba a ser la última vez que me salvaban. 

Fuera de eso, yo iba en un bus. Y me encontré con un amigo: “Entonces qué Jovanny, ¿Cómo estás?” “ Ah, bien hermano, ¿y vos?” . Entonces él me dijo: “¿cómo seguistes vos?” “Ahí, hermano. Casi me muero”. “¿Y por qué hermano?”  “Es que me dieron una puñalada, hermano, y me salvé, vea. A mi me han dado más puñaladas y me he salvao” Entonces adelante de mí estaba una señora, con el pelo churrusquito, con unas rayitas en los ojos, con un bolso hasta todo feo que yo hasta dije: “Esta señora qué, parece una loca”. Entonces ella voltió y me dijo: “Jovanny, sabe qué, es que usted se ha salvao de muchas cosas. ¿A usté le han pasao muchas cosas, cierto?”  “Ah, si señora” Y cuando ella me dijo Jovanny, yo me sorprendí mucho, yo le seguí parando más bolas. Entonces ella me dijo: “¿Cierto que usted se ha salvao de esa y muchas más?” “Uff, señora, imagínese que a mi he han hecho tiros, y me salvao, me han hecho puñaladas y me salvao de muchas cosas”. Entonces ella me dijo: “Vea: lo que pasa es que usted ha sido muy de malas en la vida. Pero espero que todo esto le va a cambiar y Dios lo tiene a usted para algo muy bueno”. Por eso yo quedé muy sorprendido porque la señora me dijo que la Virgen era la última vez que iba a poner el cuerpo de Ella para cuidarme a mi de las cosas malas.

El segundo testimonio es que después de lo ocurrido con la señora, yo me metí más de lleno al grupo de oración. Fui a Guarne a visitar la Virgen Santificadora. Recé con mucha oración para pedir por lo que yo quería. Yo creía pero no tanto y yo a la Virgen Santificara le recé con tanta devoción que yo decía: “María: yo no creo mucho en usté ni nada de eso, pero si usté quiere que yo crea en usté y quiere que yo siga viniendo aquí, yo necesito que usté me de lo que yo le estoy pidiendo, que era que yo quería trabajar, ser otra persona diferente, y que cambiara mi vida porque yo estaba muy desordenado. Y así fue: a los dos días ya conseguí trabajo, y me siento muy contento y muy alegre porque todo lo que yo le he pedido me lo está concediendo. Ya me rinde la plata, y soy muy feliz. En mi casa viven muy contentos conmigo porque yo cambié mucho. Cambié mi vocabulario, mi forma de pensar. Ya no me gusta estar en las esquinas bebiendo ni de’sas cosas. Comulgué y me confesé que hacía muchos años no lo hacía. No falto cada ocho días a misa. Todos los días por la noche, si no puedo rezar el rosario con mis amigos, lo rezo yo solo, rezo por la mañana.

Bueno, y volviendo al tema con el man que me pegó la puñalada a mí, yo sentía mucha rabia por ese man y quería prenderlo a plomo, quería matarlo, pues.  Ahora ya no le tengo rencor. En este momento lo puedo ver y ya no siento rencor. La Virgen me ha cambiado mucho. Gracias a la Virgen y a doña Marina que fue la que me metió en esto.  Y Dios quiera que toda la vida siga siendo así y mucho más.

 

MI HIJA ENTRÓ A LA UNIVERSIDAD

Sin hacer el  preuniversitario que el exigían, la llamaron y en un dia se solucionó todo. Se consiguió la plata y los documentos necesarios.  Un hijo mío se cayó al río Cauca que estaba muy crecido, el río se lo arrastró tres horas y yo le pedía a María Santificadora que no me lo dejara perder, que yo pudiera siquiera enterrarlo y me lo arrastró el río y lo encontramos casi en Puerto Valdivia, ya muerto pero gracias a Dios que lo encontramos y pudimos darle santa sepultura. TULIA MUÑOZ

 

EN EL CAMPO SE PERDIÓ MI NIETA

Yo estaba trabajando en el campo y se me perdió mi nietecita.  Yo bajé al municipio de Santuario y le pedí a María Santificadora que ella estuviera allá y para gloria de Dios allá estaba. FIDELA SALAZAR DE HOYOS.

 

YA TENEMOS AGUA

Hace 30 años vivo en un punto que no tenía agua y un día vine y llevé el agua bendita y la eché en el hoyo y me salió otra aguita y en estos días ya fue el Municipio y me puso el acueducto. MARIA BERTILDA MAZO.  ( Vereda “Los Tendidos” corregimiento del Oro Antioquia).

 

ME DIO EMPLEO

Hace un mes vine a pedirle empleo a María Santificadora y ya me lo dió. Gracias a Dios. CARMEN LUCÍA LOPEZ.

 

MARÍA EN MI FAMILIA

En mi casa hubo un problema familiar y gracia a Dios y a María Santificadora nos lo solucionó. ELISA VANEGAS.

 

LE DIERON ESCOPOLAMINA

A mi esposo le dieron escopolamina.  El es muy enfermo del colesterol y del azúcar, estuvo en coma seis días y los médicos decían que él iba a quedar con problemas mentales o inválido.  Yo me encomendé a María Santificadora sabiendo que para Ella no hay nada imposible y para gloria suya y de Dios el está completamente sano. BERTA MONSALVE.

 

NOS AYUDÓ A SALIR DE DEUDAS

Estábamos hace poco todos varados y muy mal económicamente.  María Santificadora nos sacó de la quiebra  en que estabamos y le dio trabajito a mi papá y salud. LUZ AMANDA GONZALEZ.

 

NOS DIO UN TECHO PROPIO

Gracias María Santificadora por darnos la casita que tanto te pedimos. FAMILIA CARVAJAL GONZALEZ.

 

Hace dos años llegamos de Urabá y para gloria de Dios ya la Virgen María nos ha regalado la casita propia. FAMILIA HERRERA LONDOÑO

 

EMPLEO

Desde 1996 no me ha faltado el trabajo gracias a María Santificadora. HUGO OSSA

 

SUFRÍA ASMA

Yo sufría asma y hace dos meses ya ni siquiera uso el inhalador. Gracias María Santificadora. LUZ MERY RODRIGUEZ

 

SALUD

Me ha aliviado de muchas enfermedades que me han dado. Gracias María Santificadora. LUZ MARINA LÓPEZ.

 

NIÑO DESAHUCIADO

Yo vivo en Venezuela. Un nietecito mío nació con una deficiencia cardiaca, el médico no dio esperanzas de vida.  Yo se lo encomendé a María Santificadora, y ofrecí venir a traérselo,   Ya tiene año y medio gracias a María Santificadora que me lo salvó. SEÑORA HERNÁNDEZ

 

Hace cinco meses estaba enfermo y la Virgen Santificadora me alivió.

NIÑO  ESTIBEN ARBOLEDA PERÉZ.

 

ACCIDENTE

Tuve un accidente de tránsito, estuve con vida artificial 15 días y una vecina mandó una promesa a la Virgen Santificadora que cuando yo estuviera bien me traería aquí.  Gracias a Dios y a María estoy bien. CARLOS ALBERTO BUITRAGO

 

EMPLEO

Soy Campesino.  No podía trabajar porque sufrí un accidente en la columna, estaba muy pobre.  He visitado el Santuario 7 veces y ya trabajo y estoy feliz por el milagro de Nuestra Señora.  FRANCISCO LUIS ARROYAVE 

 

TUMOR

Tenía un tumor en un ovario y me iban a operar y en estos días me dijo el médico que no tenía ya el tumor.  Gracias a Dios y a la Virgen. INGRID BOLIVAR

 

OPERACIÓN

Mi mamá estaba casi ciega y gracias a Dios ya la Virgen nos proporcionó la forma de hacerle un trasplante de cornea y volvió a ver.  También vivíamos pagando arriendo y gracias a María Santificadora ya tenemos casa propia. RICARDO ZAPATA  ( Zaragosa,.Antioquia )

 

SERVICIO MILITAR

Salí librado de pagar servicio militar. HUBER LEONARDO GONZALEZ C.

 

VIAJE

Tenía una hija en el exterior hace mucho tiempo, se vino para Colombia y después volvió a regresar y la devolvieron de la embajada y ya hoy está allá nuevamente gracias a María Santificadora. LIGIA SALDARRIAGA

 

EMPLEO

María Santificadora me concedió trabajo.  Gracias Madre. DIEGO GONZALEZ

 

ME SALVÓ A MI Y A MI HIJA

Me dio una hemorragia post parto por que me habían dejado un pedazo de placenta en el vientre.  Gracias a María Santificadora me salvé.  También salvó a mi niña de diez y seis mese que se tomó 30 cms de petróleo, se vio muy mal, fuera de eso tenía que pagar mucha plata y gracias a María Santificadora apenas tuve que pagar 10 mil pesos. CECILIA

 

PARTO

Le pedí a María Santificadora que me diera un hijo.  Tuve un embarazo de mucho riesgo, además mi esposo no podía trabajar porque sufrió un accidente, pues lo atropelló una moto.  Yo le pedía a la Virgen Santificadora que no me dejara morir mi hijo en el vientre.  Ya mi niño tiene dos años y es muy saludable. Gracias María Santificadora. RUBIELA CARTAGENA

 

RIESGO EN EMBARAZO

Tuve un embarazo de alto riesgo.  Los médicos me decían que probablemente este embarazo me quitaba la vida junto con el niño.  Pasé muy enferma pero gracias a María Santificadora nos salvamos.  Me ha hecho muchos milagros más. MARIA CELINA DURANGO

 

ALIVIO

Sufría asfixia y gracias a María Santificadora estoy bien.  Mi hermano también tenía una enfermedad de la garganta y se encomendó de María Santificadora y también ya está bien. MARCOS OSORIO

 

RECUPERACIÓN

Un hijo mío prestó el servicio militar y una mujer le hizo un maleficio y trató de matarlo.  Yo le pedí a María Santificadora y gracias a Dios está bien. ROSALBA GALEANO

 

CORAZÓN

Mi esposo estaba enfermo del corazón.  No teníamos recursos para la cirugía y La Santísima Virgen me facilitó todos los medios.  Hoy en día él está bien gracias a María Santificadora.  MARINA OROZCO

 

HOSPITALIZACIÓN

Gracias a María Santificadora porque mi madre estuvo hospitalizada muy enferma del corazón y el último día de la novena a María Santificadora me la entregaron sana y salva. MARIA ISABEL GALEANO